Cómo elegir tu sérum de vitamina C

Uno de los ingredientes naturales con mayor poder antioxidante para el rostro es la vitamina C, ya que tiene una gran capacidad para prevenir y tratar efectivamente el proceso natural de envejecimiento de la piel.

Esta vitamina cuenta con grandes propiedades hidratantes y antiinflamatorias, además desmancha la piel, ofrece un efecto tensor y brinda una hermosa luminosidad.

Sin importar el biotipo cutáneo (piel madura, seca, grasa o mixta) el sérum de vitamina C es un todoterreno que activa la síntesis de colágeno, para prevenir o tratar cicatrices, acné, irritaciones, arrugas o simplemente para mantener la mejor hidratación.

Cómo elegir tu sérum de vitamina C

En primer lugar, debes establecer cuál es el objetivo que deseas en tu piel, en base a la experiencia previa que tengas con este principio activo.

Por ejemplo, si nunca has usado serum vitamina C, lo más recomendable es que, en tu rutina de skincare, comiences aplicándote una concentración baja de este producto, es decir, entre 5 y 10% como máximo. Asimismo, si es la primera vez que usas este producto, lo mejor será dejarlo actuar durante la noche y no aplicarlo sobre pieles enrojecidas o irritadas.

No obstante, si sabes que tu piel tolera muy bien este sérum, puedes optar por hacer uso de concentraciones que superen el 15% de vitamina C, y si buscas mejorar el tono de tu piel y prevenir cualquier signo de envejecimiento, puedes combinarlo con un sérum de retinol que otorgará luminosidad a tu rostro.

Elección acertada = Piel perfecta

Un sérum es un suero cosmético que le da fuerza a cualquier rutina de cuidado de la piel, sobre todo, si se aplica un producto adecuado para una condición determinada a tratar, o un tipo de piel especifico, con el fin de ver resultados más rápidos.

Por esta razón es que, a la hora de elegir, debemos plantearnos ¿qué queremos o necesitamos de un sérum de vitamina C?

  • Mejorar manchas: Uno de los famosos efectos de la vitamina C es que permite aclarar la hiperpigmentación de la piel originada por melasmas, marcas pigmentadas de antiguos granitos u otras lesiones que hayan dejado huellas visibles en la piel. Además, en el caso del acné, para potenciar los efectos de la vitamina C, se puede combinar con un sérum especial para el acné a base de Niacinamida, la cual regula el sebo y limpia los poros a profundidad.
  • Unificar el tono de la piel y brindar luminosidad: Los expertos recomiendan el uso de sérum de vitamina C a partir de los 20 años de edad, ya que es el perfecto antioxidante que ayudará a la piel a combatir todos los factores exógenos que a diario agreden nuestra piel. Por supuesto, para el perfecto cuidado del rostro, es necesario el uso de una Crema Facial caroteno para el día y, posteriormente, protector solar.
  • Otorgar firmeza y atenuar arrugas: Si este es tu objetivo principal, es necesario acudir al uso de serum de vitamina C durante la noche en su estado más puro, con una formulación ideal para tal fin. Además, como complemento durante el día, te recomendamos usar el sérum de día de higo, que aporta firmeza, luminosidad, elasticidad y gran vitalidad al rostro.

Recuerda que cada mañana debes iniciar tu rutina de cuidado facial con un buen lavado, luego aplicar tu serum de día y, posteriormente, la crema de día caroteno. Y en la noche, como siempre lavar la cara, aplicar el sérum de vitamina C con la concentración que necesite tu piel y luego aplicar la crema hidratante caroteno.

Debes saber que el serum vitamina C y Retinol lo puedes aplicar en esta temporada de invierno, tanto en la mañana como en la noche, sin embargo, desde primavera a otoño es recomendable solo usarlo durante la noche, para que las condiciones climáticas no incidan negativamente en la piel, al tener contacto con dichos productos.

Dejar un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados